Guía para ser freelancer

Por Osmar Peña para Areandina, Marzo 21, 2018

¿Nos adaptamos solo a una modalidad de trabajo o ellas se adaptan a nosotros? Quizás esa sea la primera pregunta que debemos responder, porque cuando queremos trabajar no es que precisamente lluevan las opciones y las ofertas laborales para todos, por lo que nos toca ser recursivos y saber emplear bien nuestro tiempo de búsqueda y acción. Una de las cartas que están sobre la mesa y que bien sirve a una gran cantidad de profesiones es la de ser freelancer, pero ¿de qué va eso?, ¿cómo sé cuánto cobrar? y ¿cómo consigo clientes? Tranquilo, todas las respuestas vienen en este post, solo sigue leyendo.

Freelance Areandina

 

Vamos a desarrollar respuesta por respuesta, de forma organizada. Así, paso por paso aclararemos no solo las dudas más comunes, sino que también te orientaremos sobre las formas efectivas de trabajar como freelancer en Colombia. ¡Comencemos!

 

  1. ¿Qué es?

El trabajo freelance o a destajo es una labor que realizas que puede ser específica y única (un trabajo puntual) o puede desarrollarse continuamente, pero a distancia, es decir, realizarías trabajos puntuales que tienen finalizaciones, pero que siguen llegando nuevas peticiones una después de otra. Este último caso no debe mezclarse con el teletrabajo o trabajo remoto, dado que los contratos y las funciones de este se basan en un contrato laboral permanente o que estima un tiempo determinado.

Ejemplos concretos. Situación freelance de un trabajo puntual y único: se necesita la construcción de un sitio web y se encarga a una persona que lo realice y lo entregue a cabo de un mes.

Situación freelance de un trabajo continuo: redacción mensual de cinco artículos para un blog español sobre cocina colombiana.

Situación teletrabajo: te contratan en una empresa y debes trabajar y estar en contacto con otras áreas de la compañía para elaborar tu trabajo, usualmente debes enviar un reporte de actividades diarias o mensuales y estar en contacto continuo con tu jefe o compañeros de trabajo.

 

  1. ¿Cómo obtengo un trabajo así?

Esta respuesta te alegrará, y esto es porque no existe una, sino muchas formas de conseguir un trabajo freelance (y muchos). Para esta modalidad, puedes ir a páginas especializadas en este tipo de trabajos y seleccionar según tu sector laboral (p. ej. Diseño gráfico), también encontrarás en estos sites que hay tarifas sugeridas o que incluso el cliente llega con un precio aproximado que está dispuesto a pagar y se entabla una negociación.

También salen ofertas en bolsas de empleo tradicionales online, esto sería cuestión de buscar qué condiciones y detalles aparecen en cada oferta laboral. Usualmente, las palabras claves con las que puedes detectar estas oportunidades son: freelance, a distancia, independiente, a destajo, por cuenta propia, entre otras relacionadas.

Como tercera opción, está la de trabajar directamente con las empresas ofreciendo tus servicios como freelancer. Esta última es de mayor responsabilidad y es un poco más larga y demorada, dado que tienes que realizar alguna carta de presentación (sitio web, correo de presentación, portafolio de servicios) y que se te pueda evaluar y tener en consideración para un posible trabajo en conjunto con dicha empresa.

 

Freelance Areandina

 

  1. ¿Qué responsabilidades tengo?

Algo fundamental es la organización y el cumplimiento de las entregas pautadas. Así que es necesario que desde el comienzo sepas muy bien cuánto podrás demorar en realizar los trabajos que te ordenan, y que no solo porque quieres un trabajo digas que sí cuando los tiempos no te son favorables, porque terminarías incumpliendo o entregando un trabajo con muy baja calidad y dañando tu propia reputación.

Recuerda que no tienes el nombre de una empresa detrás de ti, sino que te estás promoviendo como una marca, tu nombre es reconocido, valorado y asociado a unas tareas, unos servicios específicos y una calidad del trabajo entregado.

Resulta necesario que también establezcas una relación cordial con el cliente, que tu actitud sea cordial y que puedas llegar a acuerdos para mantener relaciones productivas y favorecedoras para ambas partes.

 

  1. ¿Me tienen que dar algo para trabajar?

En este punto nos referimos a implementos de trabajo, y aunque pueda ser obvio para algunos, realmente no es claro para todos. Al ser freelancer sueles colocar todas tus herramientas de trabajo tú mismo y el cliente solo espera dar a cambio el pago. Claro, existen casos donde podrá ser necesario algún elemento extraordinario que el cliente coordinará contigo desde el inicio, por ejemplo, en el caso de que se trate que te toque realizar la fotografía de una campaña de un producto nuevo, en ese caso te darán varias muestras para que trabajes con ellas y luego las devuelvas; pero, por lo general, todo lo necesario para realizar tu labor lo pondrás tú.

 

 

Freelance Areandina

  1. ¿Cómo comienzo?

Antes de comenzar debes tener algunos requisitos legales básicos para trabajar bajo la figura de freelancer como el Registro Único Tributario (RUT), el Registro de Información Tributaria (RIT) y la tarjeta profesional (depende del caso). Si bien es genial que podamos devengar dinero por nuestras actividades profesionales, es claro que todo ingreso genera ciertas responsabilidades con el país y contigo mismo, por lo que dependiendo de los montos que manejes en cada trabajo particular que hagas, tendrás que pagar salud, pensión, caja de compensación (opcional) y declaración de renta, por nombrar algunas. Recuerda averiguar bien tu caso en particular.

 

  1. ¿Cuánto debo cobrar?

Una de las preguntas estelares del post. Las tarifas, en cualquiera de las áreas, van siempre a depender de tres factores principales y de otros añadidos. Estos son:

Tiempo que consume: lo primero a tomar en cuenta es cuántas horas empleas para desarrollar cierta labor. Con esto, aprenderás a sacar cuánto cuesta una hora tuya.

Tipo de trabajo: dentro de cada profesión, existen múltiples roles que se pueden ejercer de forma freelance y no todas cuestan lo mismo; así, una hora de edición de video no cuesta lo mismo que una hora de grabación como camarógrafo ni cuesta lo mismo que una hora en escritura de guiones para comerciales.

Calidad del servicio y nivel de complejidad: el nivel de complejidad del trabajo que debas realizar varía siempre y ello determina el cobro, por ejemplo, si te contratan como entrenador personal, la dificultad varía si es una persona sedentaria o si es un atleta profesional, dado que te puede resultar mucho más exigente la segunda opción. Otro ejemplo es que no es lo mismo entregar 100 platos pintados de color amarillo, que 100 platos con 16 diseños diferentes pintados a mano. Para cada trabajo es necesario que consideres la calidad de lo que entregas y que esta no debe menospreciarse ni desmeritarse, el esfuerzo se nota y lo aprecia el cliente al recibir el producto final que te ha mandado a realizar.

Experiencia: un profesional que tiene dos pregrados y una maestría, además de 20 años de trabajo en el área, dispone de más herramientas y de más estrategias que otro profesional recién egresado de su primer pregrado. Por lo que la experiencia también determina los costos de un trabajo.

Urgencia de la entrega: muchos clientes querrán que les cobres lo mismo si necesitan el trabajo para dentro de un mes como si lo requieren para dentro de dos días, o dos horas. Este es el momento donde el tiempo de urgencia hace que suba el costo porque debes posponer ciertas actividades ya planeadas en orden de cumplir con este nuevo trabajo, puede que te toque trasnochar o que no puedas cocinar y tengas que pedir a domicilio para cumplir con el tiempo.

 

Otros factores que suelen intervenir en las tarifas de un freelance son: la cantidad de trabajos (para 10 ilustraciones o 100 fotos puede haber un descuento por cantidad), si es necesario pagar IVA y otras obligaciones (porque esto afectará en si el monto es neto o si se adicionan otros gastos), la competencia frente a otros freelancers (puede que para tu servicio haya una gran oferta por parte de otros profesionales como tú y las tarifas muy altas terminen siendo las que menos se ven), entre muchos otros factores que suben y bajan los precios.

Si quieres que continuemos con más consejos, escríbenos por redes sociales o déjanos un comentario debajo de esta publicación con más preguntas que tengas sobre este u otro tema. #BlogAreandina

Publicado en: El Blog de Areandina

Tagged: Empleabilidad, Empleo, Areandina, Dinero, Trabajo, Freelance

Quizá también te interese